Miquiprince reflexiona sobre… Obras post-mortem

Desde siempre encontramos dos tipos de lectores, cinéfilos y consumidores de la cultura audiovisual: aquellos que defiendan a muerte los estilos clásicos (o más antiguos) de la cultura y aquellos que apoyan a las nuevas generaciones de artistas. Siempre existen y existirán estos dos grupos diferenciados pero completamente complementados y sin problemas entre ellos.
Cuando una obra es buena, puede marcar escuela, empezar un género literario o movimiento cultural o ganarse millones de seguidores por todo el mundo. El autor, en gran parte de los casos, disfruta de ese éxito (aunque a veces, desgraciadamente, es reconocido como gran autor en muerte) y, cuando finalmente fallece, su obra llega a un punto y final el cual ya no puede remediarse.
 
Supongo que la lectura cada vez es una acción más arriesgada, ya sea por su elevado precio (20-25€ un libro “conocido” recién salido o incluso varios meses después de su lanzamiento) o porque si no conocemos al autor, no acabamos de fiarnos de las críticas literarias por “Muy buen actor” que sea allí. Y la gente va a sus autores predeterminados cuando sacan nuevos libros, tales como Stephen King, J.K. Rowling, Eduardo Punset…  o se decantan por clásicos de la literatura, haciendo caso omiso de las novedades de nuevos autores.
 
Las editoriales, seguramente viendo tan bajo el nivel de ventas, han empezado a realizar una práctica que, para mí, es un insulto a toda la obra de un escritor destacable o no destacable: las obras post-mortem. Este tipo de obras aseguran a las editoriales una venta de libros y una repercusión mediática impresionante, como escribir un libro con cuatro garabatos sin sentido que hizo Bram Stoker antes de morir, aprovechado por su bisnieto para realizar uno de los mayores bodrios literarios actuales: Drácula: el no muerto.
 
En esa novela nos encontramos (y es el ejemplo más clarificador de la explotación de las sagas y de los libros que llegan a “triunfar”) con una historia nada parecida a la “original” en la que se sigue  leyendo sin demasiado interés por la pésima capacidad descriptiva del Dracre Stoker (y Ian Holt, en letras pequeñas que quizá es el mayor escritor). Hace referencias al libro original, a la película de Ford Coppola…intenta hacer tantas cosas y hacer converger tantos argumentos (Algunos absurdos) que finalmente, acaban por aborrecer al lector.
 
Y ahora viene el caso el cual mueve toda esta crítica a las obras póstumas surgidas de ciertos apuntes de escritores celebérrimos: Mario Puzo. Ya pudimos ver en aquél lejano 1999 (y redición posterior en 2009) una obra póstuma de este grande autor: Omertá. Los que hemos leído esta obra, queda MUY por debajo de la obra principal de Puzo y de algunas obras que él publicó aún en vida.
 
Este septiembre surgió de las estanterías de nuestras librerías la segunda obra póstuma de Mario Puzo: El siciliano. Distintos blogueros ya han leído esta obra y dicen que es incluso peor que Omertá, algunos críticos “especializados” hacen referencia a la modesta calidad de la obra. Esto nos puede indicar que realmente es otra obra como Omertá o como Drácula: el no muerto. Obras que el mismo autor decidió no terminar o no ser publicadas ya fuere por su baja calidad o por la incoherencia argumental. Si Puzo o Stoker decidieron no publicarlas, la actual publicación de sus obras “a medias” supone una violación a sus derechos y a la propia opinión de los escritores.
 
Francamente, es como si ahora empezaran a sacar secuelas de la saga de Strieg Larson (muerto antes de disfrutar del éxito de sus obras) o Harry Potter  después del fallecimiento de J.K. Rowling en la que Harry vive nuevas aventuras mientras Voldemort vuelve a la vida gracias a la ayuda de Hermione y Ron, los cuales quieren acabar con Harry porque se ha vuelto un pseudo-vampiro vegetariano… esas serán las “notas” publicadas después de la muerte de Rowling? No habrá nadie para decir que se lo han inventado…únicamente la economía de las editoriales verá sus números subir exponencialmente.
Versión inglesa: http://www.carlospuech.com.es/2012/09/secuelas-post-mortem.html
Anuncios

3 pensamientos en “Miquiprince reflexiona sobre… Obras post-mortem

  1. […] Miquiprince reflexiona sobre… secuelas post-mortem […]

    Me gusta

  2. Hide dice:

    Poderoso caballero es don dinero. No importa que se manche o desprestigie la imagen de un escritor, si va a vender, se publica, y ya está. Es una pena, pero por desgracia casi todo funciona así. Al menos los lectores habituales sabrán diferenciar y valorar como es debido las obras.

    Un saludo!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s